lunes, 2 de marzo de 2009

¿por qué el fmln no puede perpetuarse en el poder?

Uno de los pilares fundamentales en los que se basa la campaña de la Derecha salvadoreña, está en la crítica que el FMLN, una vez en el Poder, trataría de perpetuarse en el mismo, algo que a la luz de la Constitución es imposible. La Constitución de El Salvador posee lo que en doctrina se denomina “Rigidez Acentuada”, la cual consiste en que determinadas disposiciones de la Constitución tienen un carácter “pétreo”, es decir, son disposiciones que no se pueden reformar. Así pues, dentro de las disposiciones que no se pueden reformar se encuentran las relativas a la “Forma de Gobierno” de El Salvador.


En efecto, la Constitución, en su Artículo 85, establece los principios rectores de la Forma de Gobierno, que en síntesis describe una forma de gobierno democrático y pluralista, donde todas las ideologías pueden converger y coexistir, cito literalmente: “El Gobierno es republicano, democrático y representativo. El sistema político es pluralista y se expresa por medio de los partidos políticos, que son el único instrumento para el ejercicio de la representación del pueblo dentro del Gobierno. Las normas, organización y funcionamiento se sujetarán a los principios de la democracia representativa. La existencia de un partido único oficial es incompatible con el sistema democrático y con la forma de gobierno establecidos en esta Constitución”. La disposición relacionada es clara en cuanto a lo que el Constituyente quiso establecer como principio rector de la moderna Forma de Gobierno en la que vivimos, y para asegurarse del cumplimiento de esta norma, nuestro Constituyente fijó “candados” a la Constitución para que esta forma de gobierno no pudiera ser vulnerada en coyunturas de determinada corriente ideológica, tanto en el Órgano Ejecutivo como en el Órgano Legislativo.

Pero, en términos prácticos, ¿en qué consiste nuestra “Forma de Gobierno”?. Al desmenuzar el concepto vertido por el Artículo 85, podemos entender más claramente lo que significa. Así por ejemplo, cuando se establece que el Gobierno es Republicano, significa que el Poder soberano recae en el pueblo, y lo ejerce por medio de los funcionarios públicos a quienes elige. Cuando se dice que el Gobierno es Democrático, significa que es el pueblo el que decide quiénes serán sus gobernantes. Es Representativo, porque los funcionarios, precisamente, representan a ese pueblo que ejerce el Poder por medio de ellos. El Sistema Político es Pluralista, porque la Constitución garantiza la participación de todas las ideologías. Estos son los grandes principios que rigen nuestra Forma de Gobierno, la cual no puede ser vulnerada por ningún gobierno de turno que llegue al Poder, y es aquí precisamente donde la crítica de la Derecha Salvadoreña, traducida en campaña sucia que pretende sorprender a quienes no saben de estos mecanismos jurídicos que la misma Constitución tiene para no retroceder en el tiempo, pues de todos es conocido que antes de la Constituyente de 1983, El Salvador vivió de golpe de estado en golpe de estado, gobernado por Juntas Militares. Las dictaduras, independientemente de donde vengan, son nocivas para los pueblos, y así lo entendió nuestro Constituyente.


Así pues, nuestra Forma de Gobierno, al estar protegida por medio de la “Rigidez Acentuada”, no se puede corromper gracias a esos “candados” que la misma Constitución se concede a sí misma. El Artículo 248, inciso último de la Constitución, es precisamente ese “candado”, la clave para entender el por qué nuestra forma de gobierno no puede ser vulnerada por partido o líder alguno. El inciso del Articulo en mención establece que “No podrán reformarse en ningún caso los artículos de esta Constitución que se refieren a la forma y sistema de gobierno, al territorio de la República y a la alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República”. Más claro no puede estar. La crítica y la campaña sucia de la Derecha o tiene fundamente alguno, es evidente que se está tratando de manipular la conciencia de las personas al tratar de inyectar un miedo que, a todas luces, es totalmente infundado. Desafortunadamente, no toda la ciudadanía conoce y sabe de estos mecanismos que nos garantizan la Democracia, y ni siquiera los mismos dirigentes del partido de izquierda saben esgrimir estas razones para defenderse de esa campaña que, aún cuando no incide en los que pensamos un poco, sí que incide en aquellas capas sociales cuyo nivel académico no es elevado, o que simplemente no tienen la información relevante de forma oportuna. Existen algunas Sentencias de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia que confirman lo anterior


Nuestro Constituyente fue tan sabio, que inclusive introdujo la figura de la insurrección en caso que el orden se vea alterado por medio de la transgresión a las normas relativas a la Forma de Gobierno (Artículo 87). En El Salvador, tomando en cuenta la historia que hemos tenido, está claro que la insurrección sería la forma de reestablecer el orden institucional, algo que debe tener en cuenta cualquier gobernante, y esto se convierte en una garantía más para que en El Salvador no suceda lo que aconteció en Venezuela o en Ecuador, donde sus gobernantes han querido perpetuarse en el Poder modificando a su antojo la Constitución. El Salvador no es Venezuela, pues ésta última tiene una historia totalmente diferente a la Salvadoreña. Nosotros conocemos la guerra de cerca, y el FMLN no se arriesgará a enfrentar las consecuencias de una transgresión a la Forma de Gobierno: el ejército y los mecanismos establecidos en la Constitución, se lo impiden.


En conclusión, la aseveración de que el FMLN quiere perpetuarse en el Poder es una falacia, una mentira bien dicha que a lo mejor calará en aquellas mentes débiles que por desconocimiento de la Ley, y por el temor infundado, creerá que El Salvador corre peligro, pero que seguramente no calará en usted que ha leído este artículo, artículo que lo único que pretende es brindar elementos de juicio no partidistas para que usted tome la mejor decisión este 15 de Marzo.

Tomado del post de Chelix en Ayvevos
Reacciones: