lunes, 9 de junio de 2008

Las Fuerzas Armadas de Regalado


Una Historia. Una Guerra 29 años después. XII Parte


En Santiago de María, Usulután, un grupo de jóvenes Boy Scout fue reclutado por los escuadrones de la muerte del Dr. Antonio Regalado. Esa es la historia que conocía hasta hace poco.

Dora Alicia y Ramiro eran los más sanguinarios me dice mi amigo Santiagueño; esos eran malos de verdad. Aquí me surge en mi mente el pensamiento, ¡los otros no eran malos! Y entonces comenzó mi dialogo interno, lo digo o no lo digo, o mejor dicho lo escribo o no. En este mundo relativo necesitamos del mal, para que exista el bien; pero en nuestro verdadero reino, en el reino de lo absoluto ¡no! Pero esta mi discusión interna la dejamos para después.

Cuentan que allá en Santiago de María a principios de los ochenta, el Dr. Antonio Regalado, quien aún no es de ingrata recordación, comenzó a reclutar jóvenes para la guerra, una guerra diferente, una guerra sucia y de terror. Ramiro y Dora Alicia fueron asesinados de manera cruel, por la misma FAR, organización a la cual habían entregado su alma como quien hace pacto con el diablo; a ellos dos las FAR los mato quizás de manera tan cruel como la que ellos usaban con sus víctimas privilegiadas. En El Salvador no necesitamos a Jack el Destripador, si nosotros teníamos a las FAR y en ella a estos hermanos Ramiro y Dora Alicia, a la Mano Blanca, al ESA, etc.

Cuando mataron al hijo de la Concha Peineta, fueron sanguinarios, pero menos mal que solo lo desfiguraron a balazos. No lo torturaron quitándole partes del cuerpo, o la capucha, o toques eléctricos en el ano y genitales. Ese pobre solo pago el pato de que su mamá fuera mandona y regañona en los lavadores públicos, me dijeron. La doña Concha acostumbraba llegar al sitio ese, cerca del INCAFE o en el INCAFE, la mera verdad no me acuerdo. La cosa es que la Concha llegaba y ponía a las demás viejas a ordenar y limpiar el sitio donde estaban lavando, a ella le gustaban las cosas limpias y en orden; pero la hermana Concha, así le llamaré yo, era medio malcriada de la boca, y de las manos, con gestos y otras cositas.

El día que mataron a ese chavo, el Ramiro venía caminando junto con su hermana, la Dora Alicia; y como les cayó mal el cipote, le dispararon en frente de todo mundo; y una vez en el suelo le siguieron descargando los tiros, uno a uno, hasta que no tenían más plomo. El chavo ya hacía rato que no respiraba.

Cuentan que esta Dora Alicia y el Ramiro, eran muy temidos, pues mataban al aire libre, es decir, les valía un pepino si había testigos o no. Y cuando era de saciar sus ganas de matar, simplemente sacaban el cuete y pa lo que te truje Chencha. A estos cuates no se les podía uno quedar viendo, pues si ellos pensaban que uno les había hecho una mirada mal, o de desprecio, juaz, cuetazo limpio en la frente Mire me dicen el chavo este, si a esos cuates hasta el diablo les tenía miedo. Cuando escuche esta historia no tuve de otra que recordarme que el diablo no existe; que solo tomamos el papel de ese ser mitológico para justificar nuestra falta de reconocimiento de nuestro verdadero ser.

En este mundo relativo lo bueno es la contrapartida de lo malo. Reconozco que es difícil para mí hacer la diferenciación entre el mundo de lo absoluto y el relativo. El mundo absoluto alberga nuestro verdadero ser, el ser de amor, al Hijo de Dios. Donde todos, incluyendo a Dora Alicia y Ramiro, están en el cielo. Pero al escuchar estas historias, es verdaderamente duro explicar que no están en el infierno; y eso solo por el Amor de Dios; no por otro motivo, razón ni circunstancia.


Muchas veces me preguntan, que si de verdad creo que no existe infierno, y mi respuesta es no existe. Aún y cuando en ocasiones como estas, me cuesta explicarme hasta mi mismo. Pero la verdad es que Dios, el Dios verdadero, hace de tripas chorizos y perdona todo esto.

Por que lo hace; ese cuento es largo, pero no somos el cuerpo que vemos; somos algo más; pero hay aquellos que se identifican tanto.

Los crímenes y asesinatos, las torturas de las FAR fueron enormes; el grupo funcionó según me cuentan, un año y un poquito más. Yo había escuchado que a esos tipos los había matado la guerrilla. Pero hoy leía una página que se llama www.totse.com, donde tiene compilación de artículos de la CIA y otros lugares; y leía que el Dr. Regalado los había mandado a matar, a 10 de ellos. A la Dora Alicia le cercenaron los pechos, entre otras cosas.

Me cuentan que entre la lista de crímenes se cuentan a

  1. El Tornillo
  2. El Chacho Leiva
  3. Guicho Barrios
  4. La Niña Martita
  5. El hijo de la Concha Peineta
  6. el hijo de don Ramón López
  7. Los hermanos de la Marta Dubón

Estos obviamente no son todos, si cuentan que eran de 3 a 4 muertos por noche. Que la sed de sangre de los de la FAR era insaciable, que hasta se le salieron del control al Dr. Regalado y que el mismo se los mando a quebrar. Esto coincide con el documento en totse.com que dice que 10 integrantes de los escuadrones de la muerte fueron asesinados en Santiago de María, por órdenes de Héctor Antonio Regalado, dado que sabían mucho. Esto de acuerdo a un documento llamado Intelligence Newsletter, 10/4/1988, p. 6


Me contaba mi chero que el Dr. Regalado era un excelente odontólogo, y que auspiciaba un grupo de Boy Scout, y que de allí comenzó a reclutar a los Rovers, la rama de los más grandes. Y que se los llevaba al Cerro Verde de Santiago de María, donde los Samur tenían una finca. Allí este doctor que pertenecía a la FALANGE, organización de ultraderecha, y que con la colaboración de varias familias que financiaban el proyecto querían acabar con la amenaza terrorista. Terror con terror.

Las FAR combatían básicamente al MERS y al BPR. En los entrenamientos Regalado incorporó a miembros jóvenes de la Cruz Roja. Me cuentan que al principio, les comenzó a ganar la atención a estos chavos con prácticas de tiro. Regalado era francotirador, es más dicen que él es el actor material de la muerte de Monseñor Romero.

Me cuentan que a los chavos les mostraban armas, y que les enseñaban a tirar; a aquellos que mostraban más interés los reclutaron para las FAR con incentivos económicos, eran bichos de barrio sin plata y sin nada; por lo que unos cuantos colones de la época no les caían mal; a parte de que les dieron la sensación de poder; pues estaban por encima de la Guardia y la Policía Nacional.

A otros los hicieron cómplices de las muertes y torturas, con lo que los chantajearon para unírseles o los unieron a la fuerza. Me cuentan que el adoctrinamiento era tan sublime que muchos no se dieron cuenta de que se estaban metiendo en un escuadrón de la muerte. El adoctrinamiento que les daban, era para luchar a favor de la fe, de la libertad de religión, del culto a Dios, y de la lucha contra las fuerzas del mal, representadas en esa época por el comunismo. Que fácil sería la vida si nos diéramos cuenta de que no necesitamos practicar los opuestos para vivir en los aspectos positivos de este reino.

El adoctrinamiento además de no sé que pajas, incluía el odio, y el resentimiento. Pues con eso exterminarían a la amenaza roja. Dentro de los miembros de las FAR mi amigo recuerda a:

  • Ramiro y Dora Alicia, quienes eran hermanos
  • Ismaelito Torres
  • Oscar Pototo, quien era de los más viejos y quien enseñaba a matar y torturar a los más chavos. Pues al principio no mataban los otros chavos, solo torturaban leve y maltrataban a aquellos a quienes querían sacar la verdad
  • Antonio Gomez, alias el Moronga
  • Axel Gutierrez
  • El Chele Julio
  • Rosa Elena
  • Ana Montano
  • Miriam Mata, asesinada por las mismas FAR
  • Oscar el Culo Negro
  • Juan Chancha
  • José Salgado
  • El Profesor Boris Chichajon
  • Jimmy Padilla


Este chavo dice que a pesar de que tenía 9 años cuando le bañaron la espalda de sangre allá por el grupo escolar Baltazar Paredes, con el asesinatos de varias personas. El venía de misa en la iglesia el Calvario en Santiago de María.

Dice este amigo, que su mamá lo alcanzó a "jalar", por que los muertos le iban a caer encima. Los estaban matando a cuetazos en la vía pública. La Guardia y la Policía, solo escoltaban a estos esbirros. Que me dan ganas de escribir del diablo, pero ese no existe. Entonces decir que eran esbirros del sistema que hemos creado los hombres para perpetuar nuestro pleito con Dios.

Dicen que el hijo de Dios, o sea nosotros, se peleó con Dios, y le dijo te demostraré que puedo más que vos, y haré imperfecto lo perfecto. Me mataré, me moriré. Y que Dios le dijo, hijo amado, no seas tontito, si eres eterno como tu Padre. No puedes sufrir. El hijo de Dios se empeño en demostrar que si podía sufrir; y como en su estado natural no puede sufrir, se invento este mundo donde se hace sufrir a sí mismo. No estoy hablando de Jesús, sino de la totalidad del hijo de Dios, de todos nosotros. Lo importante que podemos salir de este invento, y no con la muerte del cuerpo, sino con el despertar del espíritu.

De acuerdo a un documento llamado Mother Jones, 1/1989, pp. 10-16, en Totse.com, en El Salvador, entre 1979 y 1988, los escuadrones de la muerte reclutaron bajo la cubierta de los boy scout. ... Ellos asesinaron sindicalistas, líderes estudiantiles y maestros acusados de ser simpatizantes de la guerrilla.

Ojo he, los boy scout son una excelente organización, a la cual pertenecí por más de 10 años. La cosa es que un pequeño grupo en Santiago de María fueron utilizados para someter por la fuerza y asesinar a aquellos que se oponían al gobierno de entonces.

Una de las más grandes equivocaciones de los gobiernos salvadoreños.

Reacciones:

7 comentarios :