sábado, 14 de marzo de 2009

El Vandalismo moral es más peligroso que las maras

Tomado del Blog de Neto Rivas, este es un comentario dejado por Elizabeth Sicilia.

Nota: No conozco a Elizabeth, pero creo que con este comentario ha expresado de manera hermosa, sencilla y clara la mayoría de mis sentimientos ante la actual coyuntura que vive nuestro amado El Salvador. Sin permiso de nadie he tomado el comentario para reproducirlo en este blog, resaltando algunos puntos.

Años atrás la esperanza era para mí un impulso y me hacía creer con insistencia que al final del camino podía ver la luz, hoy… 35 años después (tengo 50), me doy cuenta de que, como dice Campoamor “Mi querida más fiel fue la esperanza que me suele engañar y no me deja.” aun sigue conmigo, aun me impulsa, pero el tiempo se ha encargado de tornar el verde impetuoso y profundo de antes en un verde cálido y tranquilo acompañado con otros sentimientos. Uno de ellos es el sentimiento de impotencia, capaz de generar en cualquiera una frustración tremenda.

La frustración no es buena compañera, en el individuo es una barrera y en la sociedad es un grito silencioso que ahoga, asfixia y exaspera. Y si a ese sentir le agrego los sentimientos que en mí despiertan mis amigos… aquellos que ya no están… aquellos que ya no sienten pero que se fueron con su querida más fiel que nunca los dejó y con la ilusión de haber sembrado algo diferente… entonces se está agregando otro sentimiento aun más peligroso, la desesperación de saber que la semilla final de su inexistencia, que quedó sembrada en nuestra Constitución Política, es un fruto que no alcanza a madurar: la Democracia.

Eso es peligroso Don Neto, una vez se lo dije y hoy, escuchando una entrevista a David Escobar Galindo, en la que, como siempre, se expresó con mucha esperanza, surgen las preguntas que nos hacemos todos los que hemos observado con espanto el rastro al que han sometido a nuestra Ley Primaria ¿qué pasa?

¿En qué nos equivocamos los Salvadoreños?

No hay respuestas mi estimado Don Neto, cada uno ha intentado hacer una defensa de su posición y en aras de esa defensa han cometido diversas clases de agresión, hoy ya no entiendo si el vandalismo de las maras es más peligroso que el vandalismo moral.

Ya no entiendo qué puedo aceptar más, si una herida de bala o una herida a mi dignidad.

Creo que el Partido Arena, nuestro Presidente Saca y las instituciones que vilmente han acompañado los atropellos ejecutados en esta campaña, deberán evaluar -independientemente de los resultados del domingo- sus acciones, no hay peor crisis que la generada por ellos;

de la crisis económica, con mayor o menor esfuerzo, nos vamos a levantar pero de la crisis moral, tendrán que pasar muchos años para vislumbrar la recuperación.

Don Neto, creo que el pensamiento que usted ha citado este día, ha penetrado muy profundamente en mi mente y ha penetrado como una realidad, es como haber puesto sobre la mesa la desnudez de nuestro sentir.

No crea usted que estoy débil en este momento, tampoco romántica, es solamente un esfuerzo por expresar lo que siento sin hacer uso de cinismo, de cólera o de agresión para expresar mi indignación, quizás la mejor palabra para definirlo sea “impotencia”

pero, sin pensar mucho en la mejor palabra, aprovecho este espacio, que usted tan gentilmente nos brinda, para expresar mi descontento, mi condena a los dueños de los Medios de Comunicación que se han prestado a este engaño, la deficiente impresión que me ha causado nuestro Presidente Saca y mi condena para la Dirigencia del Partido Arena que no ha logrado colocar en puestos especiales a personas especiales, específicamente debo referirme a la tan baja conducta de René Figueroa, Walter Araujo Adolfo. Torres y César Fune, entre otros.


Expreso todo esto este día, antes de las elecciones porque no deseo que se vea como un enfado fanático de triunfo o de derrota, sino como una expresión válida que todos los Salvadoreños tenemos, lamentando únicamente que solo usted Don Neto, nos dé un espacio para expresarnos y que por tanto, nuestro grito no tenga la cantidad de gargantas que lo extan expulsando.


Que Dios nos Bendiga a tod@s y que no permita que mentes perversas se valgan más de algo tan sagrado como es la ignorancia de nuestra gente, ignorancia que no debemos olvidar, es responsabilidad de todos los que en forma privilegiada, hemos podido tener un poco más de oportunidades. Buenas tardes y con esa esperanza que también es mi amiga fiel que nunca me deja, les deseo un Fin de Semana lleno de Paz.
Reacciones:

0 comentarios :