miércoles, 18 de junio de 2008

¿De quién es la culpa?

¿Alguna vez haz notado que la culpa es de cualquier otro, menos tuya?

Yo si; creo que muchas veces la culpa no es mía, pero sobretodo que debo deshacerme de ella de inmediato. Esto es porque desde pequeños nos enseñaron, o aprendimos a que la culpa es jodida, y que tener la culpa es igual a ser culpable y entonces el castigo es nuestro.

Algo así como el juego del sombrero, al que le queda, ese la regó, pues es como el culpable, va para fuera y se queda sin la diversión. Es visto como el lento de la película, como el dundito.

Y no importa quien es el responsable, lo importante es que la culpa la tenga alguien más, diferente a mí, ya que quien tiene la culpa es y será el castigado y el señalado. Al final lo importante es encontrar un culpable, para que ese sea penado, y si no soy yo, mejor. Y con eso dar gusto a nuestro ego, y su sed de venganza y de dolor, pues a parte de ser culpable y cargar con la culpa y la vergüenza, debe ser reprimido y ser ejemplo a los demás de lo que le pasa a los culpables. Lo peor de todo, es que el castigado no necesariamente es el responsable del hecho.

Personalmente creo que la culpa es una enfermedad endémica del ser humano, algo que peor que un virus mortal, nos enseñaron a obrar por culpabilidad, y no por amor. Nosotros como personas no deberíamos ser culpables de nada. Pero si responsables de nuestros actos. La responsabilidad debe ser el más alto estandarte de los seres humanos; es lo que más se nos debería inculcar desde niños. Actuar por amor, y por responsabilidad y no por temor o por miedo.

El ser responsables nos da la ventaja de enmendar y aprender, actualmente la culpa solo nos permite juzgar y condenar. Y lo peor de todo es que la culpa nos enseña a mentir, a ser irresponsables, y sobre todo a no aceptar nuestra verdadera realidad. La culpa como tal, es una arma de dominación de clases, de individuos, y ha sido usada históricamente en nuestra sociedad, y la mayoría de sociedades del mundo, para oprimir. La culpa es la mejor arma para oprimir.

En cambio, la responsabilidad es la mejor arma para una sociedad justa, con menos leyes, y menos juzgadores, con menos delitos. La responsabilidad es parte esencial de reconocer en los demás los derechos nuestros. Pero hoy por hoy, solo hemos aprendido a ver en los demás lo malo de nosotros. Ojalá y un día, la vida cuando aún no termine, nos de la oportunidad de aprender y enseñar la responsabilidad.

Un mundo de gente responsable, y que reconoce en los demás a su misma esencia, es un mundo con mejores oportunidades, en comparación con el que hoy tenemos.

No soy nadie para decir y corregir la liturgia, pero se han fijado que dice, por mi culpa, por mi gran culpa,...

Insisto, no soy nadie para decir que se haga diferente; pero Jesús el Cristo, para los que creen en las enseñanzas cristianas, ha limpiado al mundo. Para quienes no creen en Jesús, serán otros medios los que los han limpiado de lo "sucio" que han hecho. Sin embargo, nos enfrascamos en la culpabilidad nuestra.

Los invito a buscar en ustedes mismos, la inocencia propia; para ver en los demás nuestra inocencia en sus actos, y su inocencia en los nuestros.
Reacciones:

0 comentarios :