martes, 14 de julio de 2009

Sensación, un poema de Aristarco Azul

Nota: Una Colaboración de DABID en Libre Opinión

Tengo en mi pecho y en mi alma
la sensación que anoche
cobijó mi cuerpo la ternura de tus brazos



Porque a lo lejos en el zarzal
silbaba el viento junto a la marea
que se oía como cristales rotos...


Y bajo las piedras del río
las canciones de las ranas
perdían el silencio nocturno


Oí a su vez un pálpito
sin perder paso alguno
y una tierna voz nacía del cielo
profesaba diciendo duerme mi tesoro...


Me he puesto en duda
y esta noche me haré el dormido
para comprobar que eras tú
madre mía bendita...

Aristarco Azul
Reacciones:

0 comentarios :