lunes, 30 de mayo de 2011

La Rebusca


“ LA  REBUSCA “
Por : Aristarco Azul

Pasan  por las noches   como  de costumbre por las calles, levantando las  bolsas con basura ,que cada uno de los  vecinos  sacan  a diario al final del pasaje, dejándola  en el  estanque que se construyó para ese fin ,  se encuentra en un espacio pequeño junto a un poste  de alumbrado eléctrico, linda con la calle principal llena de hoyos,  que parecen  cráteres,  dejados por  el Huracán Catrina  y el tanto pasar de los carros y micro buses  que tienen  capacidad de quince pasajeros pero transportan  hasta veinticuatro y veinticinco clientes, aparte el buen trato  y especial que  les dan a los pasajeros, que si no lleva las Cora del pasaje lo bajan y después de las  ocho de la noche  ya cobran  hasta dos Coras  de pasaje y por persona; bueno eso  es un tema aparte y especial.
 En cuanto a la moral de dichos  formadores de nuestra cultura, ya que cuando se hablan entre ellos se dicen desde  bacteria hasta  dándose  nombres de  animales más grandes y famosos , si no vean y escuchen,  una vez  le dijo un cobrador a un compañero , -mira shrek,! decile! a la cangreja que  me espere en la noche, que trataré de llegar temprano – ya sabes  muérgano , hay le digo
-          En  eso paso otro compañero y les gritó
-          ¡He, muérgano ¡,¡Salú!,¡ salú, shrek !
-          ¡Mira  ahí va  cangrejo!. ¡mirá,mirá!
-          ¡De verdad!  Men
-          Y le gritaron  en coro
-          ¡Salú, cangrejoooo ¡
Ya había pasado esos momentos, y el silencio se había apoderado de  la noche  y  volví a escuchar  ese ruido  que se convertía en costumbre en forma cotidiana nocturna, al principio pensé  que eran perros, los que  escudriñaban la basura  a media noche,  pero  uno de tantas noches  me colmo paciencia, y me levanté cansado de oír ese ruido  escandaloso que  se escuchaba , me levanté para ahuyentar  lo que  mi pensamiento había imaginado  y en efecto había un perro  alrededor  de la marquesina,  que le habíamos construido al  de pósito de  donde tirábamos la bolsas con basura,  estaba con sus patas  color negro oscuro,   con uñas largas ,  completamente secas, como si fueran patas de sanate  viejo,   se le podían ver  en  sus nalgas  los huesos  pegados a su cola larga y peluda,  se le contaban las costillas  que parecían  concertina  de músico mal pagado, es decir las tenía, maltratadas  las pobres  costillas encorvadas,  igual que sus extremidades  que  parecían quebrárseles  por lo delgadas  que las tenía,  su cuero que  se le veía  bien pegado a sus pobres huesos,  le llegaba a su cuello  que lindaba con su  hocico puntiagudo que parecía que estaba silbando  el sencillo animal,  la nariz  mojada y más negra que la de sus ojos,  completamente oscuros, oscuros  como la sombra de noche,   sus orejas  puntiagudas  y con  rasgos  que parecía el semblante  de pastor alemán  pero en decadencia .
Yo, tímidamente  camine lento,  procurando que el animal no me viera, pero fue imposible, ya que  cuando estaba como unos cinco pasos de distancia, se escuchó un ruido de  un motor de  carro   nissan  Sedan de color gris, que  parecía llevar el motor apagado,  caminaba como eso de unos tres kilómetros por hora, enseguida escuché  unas voces  que decían :
- ¡Apúrate, antes que salgan los vecinos y nos vean ¡
-¡Espérate baboso! que me puedo caer, ¿qué no ves?
-Y como puedo ver,  si llevo las luces de carro apagadas
-Pará, pará ¡pa-a-raaá! , idiota!
-¿Para que?, cabrona ¡Que parés, te digo pendejo¡
 - Dentro del deposito de basura se escuchó
-¡Shshshhshshshhshsh!
-¡No digas nada ¡-
-¡No te mo-vas ¡ no te mo-vas ¡
-          El perro comenzó a querer ladrar., tirando su pobre  tiesta y llevando su hocico al cielo, como queriendo ver las estrellas, pero fue callado  por las voces que estaban dentro del  contenedor y se escuchó
-          ¡Cállate negro  échate!,! cállate negro! , ¡ca-lla-te-ne-gro!
-          Y el perro  obediente  se echó tímidamente  sobre  la  línea de la marquesina, pegando su  cuello a la misma y se me quedó viendo, levanto los labios superiores y comenzó a enseñarme los colmillos  color amarillos que tenía el can, abrió más los ojos , gruñendo, gruñendo , iba enseñándome lentamente los demás dientes  frontales que tenía ,el pobre y hambriento   guardián, y que sí era guardián porque estaba al cuidado los que escudriñaban dentro del deposito,  se volvió a escuchar con más acierto
-          – ¡Cá-lla-te, ne-gro, ba-bo-so!
-           De repente se abrió la puerta del carro lentamente y  se bajó una señora  que en sus dos manos traía dos bolsas en cada una ,llenas de desperdicios,  su  pelo era color  amarillo  como pintado  o teñido con  dioxogen , tenía pantalones oscuros , camisa negra,   era evidente  que se le viera , porque le alumbraba  la luna que tenía ocho días   de haber salido y estaba completamente llena , sus  rayos de luna lograban distinguir cualquier cosa  como si fuera de día y se sabía quien era  o que era en todas sus dimensiones, para decirles que el cuero el perro  espejeaba y  me seguía  viendo casi sin  parpadear, sin quitarme la vista de encima.
Cuando la señora llegó al pie del  estanque,  tiró las cuatro bolsas,  cuando cayeron las  bolsas llenas de desperdicios,  no cayeron al fondo pero se escuchó  que  cayeron sobre algo o  
alguien, se oyeron solo tres quejidos  con diferentes tonos de voz,
-¡Hay! -¡hay!-¡hay!.  -La señora se asustó y del susto hiso un giro de noventa grados  y a la velocidad de la luz, se volvió en dirección a su  carro, se agarró de la puerta delantera  y le dijo al conductor
- ¡Acelerá, acelerá, aceerá!, ¡Apurarte, apúrate¡
-Se escuchó un acelerón  bárbaro que hasta hechó fuego por el escape  dicha maquina,  a demás de escucharse  los golpes de los amortiguadores  que iban dando,   cuando las llantas pegaban en  dichos hoyos  que están a cincuenta centímetros de distancia  de cada uno de ellos, con una profundidad   de casi vente centímetros; el carro hasta se le levanto la caperuza  trasera y la delantera, fue entonces que el perro no pudo ser detenido en su ladrar; se levanto rápidamente y comenzó a ladrar en dirección  con su mirada al carro, que por lo visto iba saltando  alocadamente como si llevara hormigas  en elo una braza ardiente en su trasero.
En ese momento salieron  del  pasaje cuarenta y uno,  cinco agentes  policiales y una mujer agente, cuando iban  cerca del  estanque con basura,   oyeron  los quejidos de los que estaban dentro   de dicho basurero , se asomaron despacito  y el perro sin ladrar, momentos en cual el perro  se tiró dentro del basurero, yo pensé,  que el perro les tenía miedo a los policías y se volvió a escuchar otros quejidos ,había caído encima de los que estaban dentro, se acercaron los cinco  policías, tapándose las fosas nasales  y la boca   a su vez pudieron ver que    estaban  tres personas  dentro,  dos niños y una niña  como eso de unos ocho y doce años , y les preguntaron
-¿Qué hacen aquí a estas horas?
 - Le contestaron en coro
- Buscamos  botellas plásticas ¿qué no ven?, para venderlas  y poder  tener una Cora para llevársela a nuestra abuelita y que pueda  comprar comida y así comemos todos,
-La policía agente,  no se acercó, tomó la  radio  diciendo
-Tres, dos, uno, tercocolito - cambio, combio- tercolito  cambio
- Se escuchaba  - tercolito , tercolito cambio aquí  tercolito cambio
- ¿No han visto un carro que va apresurado  a gran velocidad? , Cambio-tercolito- tercolito- cambio?
 – Ter-co-li-to
-¡No ¡ no lo hemos visto, tercolito cambio y fuera
- Uno de los agentes, los dijo a los niños 
-Miren cipotes vallan  cerca  por la escuela,  ahí hay bastantes botellas plásticas  recójanlas y vallan a acostarse
- El perro comenzó a ladrar,  los niños hicieron caso comenzaron caminar hasta llegar a la escuela   y lograr su objetivo,
- gracias a Dios los policías no me vieron.
- en efecto  en las afueras de la escuela habían bastantes  botellas plásticas   afuera de unos barriles   todos  picados del asiento y hediondos , los  niños comenzaron a recoger las botellas , una por una y las iban echando a una bolsa  de color negra  que también la habían encontrado  en el deposito anterior, en esos momentos  se comenzó a abrir lentamente una persiana ,  que las bisagras de los portones  comenzaron a hacer ruido -¡chirrrrrrrr!, ¡chirrrrrrrr! -Como si fuera una  puerta de las que aparecen  el las películas de  terror
-!Chirrrrrr! -uno de los niños le dijo al otro  cállate  no hagas bulla
– ¡Yo no soy cállate, vos!
 -¡Te digo que re callés!
- La niña dijo,  - cállense los dos
-Momentos  en que salió el vigilante don Ramón, que comenzó a ver para todos lados,  así con un  aliento de  seguir, siguiendo el viento; y dijo:
 – Espérense  yo les aviso 
 - Iba  abriendo   sin compromiso, dejó entreabierta una  persiana del portón ,uno de los niños  se tomo en valor , y  no desprendió la vista  de don Ramón, le miraba de los pies a la cabeza  , al principio le dio miedo  por la apariencia física de señor  vigilante,  ya que pegaba de doble para la película de  Dracul, tenía su rostro fino , nariz espigada y larga , sus ojos  bastante  oscuros que  contrastaban  dentro de las cuencas visuales, le quedaban lo suficientemente  perfectos , le adornaban unas pestañas  espesas,  con unas  cejas  bastante alargadas pintadas con la luz de la luna, frente pacha , con unas líneas  que se le  moldeaban y se le podían ver desde lejos, la piel de su rostro  bien pegada a los pómulos que se  veían como traseros de huevo de gallina clueca, en sus mejillas se le podían ver sin equivoco,  dos camanances bajo sus mismos pómulos, pegados a las muelas cordales, con labios delgados que se le figuraban  dos corazones en el centro de ellos y sin bigote, Con el pelo liso y corto que le espejeaban unas líneas cuando la luna lo alumbraba, su cuello delgado  que se le notaban perfectamente  bien los huesos de la faringe  en su garganta cuando bostezaba, las clavículas no se le podían ver  pero según su fisonomía  se podía deducir  que se le arqueaban como  bejucos  de  guía de güisquil reseco , patología que diera cualquier médico  sin necesidad de ver al mencionado señor Dracul,  osamenta que no se le podía ver porque era de noche y estaba vestido con una camisa oscura ,solo se le podían alcanzar   y distinguir las cuerdas bucales , sus brazos delgados  que las adornaban unas venas saltadas  con semejanza a mangueras  llenas de gas propano , que le llegaban hasta sus largos dedos y con una estatura  de unos ciento setenta y dos centímetros de alto, realmente si parecía un Dracul, a lo salvadoreño,  tanto por la apariencia  como por la  acción  que estaban haciendo  en llevarse el  grano básico de la institución educativa.
-Al ver a don Ramón, uno de los niños, se quedó estático en  el portón, y dijo con asombro
-¡Dios mío! , ¡Draaa -cullll- e-een- perrr- soooo- na! ,
-Pobre niño hasta  temblaba del miedo, don Ramón, abriendo la persiana lentamente dijo
-!Ordénenlos  ahí primero, pegadito al árbol  que está ahí con cuidado, no   los vayan a botar,  porque si los  ve el Director, los va a levantar de a metro,
-De repente vio al niño que estaba parado viéndolo fijamente  y le dijo:
 – ¿Y vos muchachito que haces a estas horas  aquí?
-  Al ver y oír  el niño  le dijo
-Andamos recogiendo latas para irlas a vencer mañana  para poder tener unas Coras  y poder comprar una pupusa y comer con mi abuelita
- ¿Hajááá,  o sea que  andan varios de ustedes por aquí? ,
- Con mis hermanitos.
 – Miren cipotes  recojan todas las botellas  que están en el suelo y  no valla a dejar sucio  y se retiran
 -El niño le dijo
-¡Si don Dracul!
- ¿Cómo dijiste?,
- ¡No nada señor, nada ¡
 -Don ramón se quedo pensativo, viendo al niño  de cómo andaba  todo sucio y  se dijo en voz silenciosa que le rodeo su mente,
-Pobrecito estos niños,  a la hora que andan,  quizá tiene hambre  porque no me desprende la vista   y se le ven llorosos los ojitos, les daré una bolsa de estas.
 -Mira niño toma esta bolsa con leche pero  vallan a costarse, ¡pero ya!
-gracias señor, muchas gracias, mil gracias.
- Uno de los  niños tomó la bolsa  con leche, se las enseñó a sus dos hermanos  , el perro meneando la cola  se acerco a los sacos de alimentos  olfateo  dos veces,  donde estaba el arroz , levantó  la pata izquierda   con disimulo,  viendo  a don Ramón, tiró tres  chorros de orines , luego como si lo tomara como de oficio,  olía cada saco de frijol, de leche , azúcar, las cajas de aceite  y tiro un chorrete de orín  en cada saco, que estaban destinados  a partir;   en el último  solo meneaba su piñita,   con un revuelo de  pus amarillo,  ya no tiraba orines  ya había torcido bien  su vejiga  urinaria y parecía estar cansado  de andar levantando  su patita izquierda,  en ese momento le vio don Ramón y le dijo:
  - Ve que perro más cochino   ándate  de aquí
  -  Uno de los niños, le dijo
- ¡Negro  vení,  vámonos!
 – Y los  niños  se fueron secreteando,   metían las manos en la bolsa con leche y se la iban comiendo,  se les veía  como si se habían pintado  sus labios  de pintura blanca que se les notaba  desde lejos ,más detrás iba el perro negro contento quizá porque  se había quitado las canas de orinar,
Luego salió el director  de la oficina  todo adormitado, restregándose los ojos con sus dos  dedos índices encogidos, y dijo a don Ramón
-¿Ya estuvo don ramón?
-          Ya señor director, ve ahí traen los últimos  
-          Bueno, ahora súbanlos al pickup por favor    
-En ese momento llegaron los agentes   de policía y se sentaron   en la gradas junto al portón donde  no pegaba la luz  de la luna, quizá para que no les molestara la luz lunar o para esconderse,   a que nadie les viera , dos de ellos se pegaron a un poste  donde  las lámparas no alumbran, la mujer agente  se apartó de sus compañeros  y se cubrió  bajo un árbol de  pino de la india, que estaba  en al anden de la calle ,  a ella solo le blanqueaban los ojos   que a veces los cerraba  a la fuerza,   quizá  porque se estaba durmiendo; las lámparas  no  alumbraban  de los postes no porque no hubiera corriente , o porque  no querían alumbrar , no alumbraban por    problemas  ajenos , es más  ya tenían como dieciséis  años que la alcaldía no las cambiaba ,tal vez había un propósito  o si las cambiaba pero los alumnos se encargaban de tirarles piedras para  quemarlas  y no alumbrasen.
 De todo esto, también se especulaba   ¿el por qué?   de  no poner lámparas en ese lugar, en esa calle  y avenida principal, se decía que  los vecinos  todavía no se habían organizado en directivas,   porque así lo requerían las direcciones políticas de la Alcaldía en turno  y por eso no las habían cambiado,   dicha argumentación era porque en  esos  lugares   no habían responsables, la circunstancia  de dicha negligencia ante las  situaciones  vecinales según dicha ordenanza,
 Para ser más claros la Alcaldías  no tenían partidarios  que organizaran dicha  dirección ; además  de la especialidad   de ser  salvadoreños y  sí  somos especiales ,así como lo dice el famoso escritor Gabriel García Márquez , en un texto ,( “Los salvadoreños  de todo pueden  hacer  y si quieren  encontrar un salvadoreño,  pregunten quien puede , sabe  algo y ahí habrá un salvadoreño, que lo sabe y puede aunque no sepa nada de lo que se hable  o diga,  también lo conoce todo , siempre el salvadoreño se considera lo máximo “); nos echamos la piedra uno con otro, sin hacernos cargo   en el momento  que se nos presente  la oportunidad de hacernos  a un lado y asunto arreglado, donde cada quien vela por su santo.
 Y si las lámparas de la calle de alumbrado público, alumbrado  o i no! alumbrando, pero en el recibo de la energía eléctrica siempre viene el cobro de la tasa de impuestos municipales , de alumbrado público , de aseo, disp..Final   de desechos sólidos, que los vecinos  tienen que pagar quieran o no quieran., además  del aumento del trece por ciento de dólar de aumento.
     -Y en el pick-up  ya está cargado,  -decían los  que están subiendo  los  sacos  con granos básicos 
 Lo hacían con un pujido así:
¡Hept!,! hept!, ¡hupj! , que a veces se les escuchaba un, ¡prrrrrrpt!, ¡prrpt!, ¡prrrpt!,! prrpt! , que se hacían los disimulados, culpándose  unos a otros, sin hacerse cargo,  pero siempre respiraban  lo hediondo y bien pitido, pitido, que hasta se le salían las lágrimas y en medio de esa hediondera   se reían y a carcajadas,  el director pasó por el lugar  y cuando sintió  tal estocada dijo
-¡Aquí, si hay  de la buena don Ramón!.
-Al llegar al portón respiro con gran fuerza  y  tirando el aire, le dijo a un agente
- Buenas noches señor agente
-Buenas noches,
-Contesto el agente.
- Oigame yo soy el director, de esta escuela  y  espero que estén bien, ¿les gustaría un cafecito para que les quite el sueño?
 -¡Si es amable, le agradeceremos!.
-¡Con mucho gusto!
-Don Ramón, vaya a la dirección y traiga la cafetera  con unas tazas  para los agentes
-¡Si señor director  enseguida!
 -Como a los  tres minutos  llegó  don Ramón
-vaya  señor director
- Dele a los agentes  por favor
-Si  con mucho gusto, tome señor agente.
- Gracias, -gracias,- gracias,
 -¡Señor agente!, ¡señor agente! ,!Señor agente!, ¡sshhhiit! - ¡sshhiit!;
¡Señor director la agente esta dormida!
-Déjela que se duerma no la despierte, así nos ahorramos el café no moleste  
-Como a los diez minutos, los otros agentes  se fueron quedando dormidos,  sin darse cuenta  de dicho cargamento del pick up  color negro.
-          Es la hora dijo  el director -¡Súbanse! , ¡súbanse!,! súbanse!
-          Y los ayudantes subieron el cargamento.
-          Y la radio de los agentes  decía repetidas veces.
-          Cambio ¡tercolito! ,¡tercolito! ,!cambio!, ¡tercolito!,!tercollito! ,!cambio! ,
-Ya parecía guacamaya ese  diálogo repetitivo y los agentes, con  la taza plástica en las manos y bien dormidos, salió el pickup  cargado de granos básicos  con rumbo desconocido, en esos momentos  apareció un camión,  dio tres pitos que parecía gorgorito de  árbitro
 se bajaron  cinco   agentes,   se acercaron a los que estaban dormidos  diciéndoles
-          ¡Relevo!, ¡relevo! , ¡relevo!
-          Los agentes  se levantaron todos adormitados  y se subieron al camión ya en calidad de  relevados , se acomodaron en  cama del pickup ,  llevándose las manos  juntas y cómodas abrazando las tazas que les había quedado en el dedo anular  y se la pusieron de cabecera 
-           Y el director  regresó a la dirección  y dijo a don Ramón 
-          Don Ramón  ¿y las tazas  para beber café?…échele llave al portón por favor  y descase
-          Gracias  señor director,
-          pero antes tráigame las tazas quiero beber café …
-          Con las tazas  ya las buscaré en ¡seguida  señor!
-          Recuerde que mañana las ocuparemos,  en la reunión  de asamblea  de padres que tenemos
-          Don Ramón,  se hiso el desatendido; -al día siguiente   como eso delas siete de la mañana comenzaron a llegar los padres de familia, a dicha asamblea ,  se llegaron las ocho y media de la  mañana y  los padres de familia estaban impacientes  porque la reunión no comenzaba, como eso de las nueve de la mañana, el director dio inicio la reunión de asmblea con el llamado a los profesores que se sentaran en la mesa de honor,
-          Compañeros profesores  se les suplica  que se presenten    y tome  asiento  para dar inicio la asamblea,
-          - En efecto llegaron la mayoría de profesores y  se sentaron   en las sillas   que estaban tras la
  mesa de honor, el maestro de ceremonias era  el  profesor Douglas  y dijo
-          Buenos días señoras y señores,  padres y madres  de familia , señor director ,  compañeros maestros damos la bienvenida , para tratar el único punto de agenda,  que es  el rubro de los alimentos ,  y el recorte del presupuesto escolar , pero antes  daremos inicio con  una oración  al divino redentor .
-           Se levanto un padre de familia   llegó al micrófono  y comenzó la oración  diciendo
-          - Señor  mi Dios ¡ amen!, te pedimos que esta reunión ¡ amen!, sea de provecho para aprobar con la mayoría de padres de familia ¡amen!, los objetivos  que serán de provecho para nuestros hijos  e hijas ¡amen!, en  nombre del padre hijo espíritu santo  ¡amen!.
-Ahora pasará el señor director, y el señor director llegó al micrófono, -  antes dijo a la secretaria  en secreto,
- ¡Señorita!  ¿ya terminó de escribir los acuerdos  del acta y sacó las cincuenta copias?
- ya señor director,
- Déselas a los profesores para que se las pasen a los pares y madres  para que las firmen    
 -Ya, ya  se las di a los maestros, y  ya la andan dando a los padres para que las firmen  los papás y mamás
- ¡ha!, bueno  esta bien.
-Fue hasta entonces  que hablo  ante los padres y madres diciendo:
-          Estimados padres y madres de familia  tengan muy  buenos días  dando gracias al señor mi Dios  como lo dijo el padres de familia que hiso la oración,  de esa forma yo también, gracias, a , y al punto  que  estamos aquí es para aclarar  el único punto  que ahora nos compete ,  siendo  recorte económico que nos ha hecho el Ministerio.  Que es de la manera siguiente y a consecuencia de, ya verán ustedes, Y  como podrán ver,  que a consecuencia  de las peticiones de las  asociaciones agremiadas, que piden aumento para el sector docente ,  de todo el país y que  según acuerdos,   se ha podido  realizar gracias  a ellos  pero  a consecuencia se nos han quitado  el diez por ciento del presupuesto económico escolar,
-          Dijo un padre de familia
-          Y a cuanto asciende lo que les han quitado señor director
-          Dijo el director
-          Asciende a cinco mil dólares,  lo que  nos han quitado del presupuesto.
-          Un padre de familia  que estaba sentado  y medio dormido por el aburrido de tal reunión   dijo :
-           Demos tres dólares para la escuela como colaboración voluntaria  y asunto arreglado.
-            unos  quince  alumnos que habían llegado  a la reunión estaban sentados en una esquina  dijeron en coro:  
-          Si  tres  dólares  daremos  esta bien, esta bien,  todo por la escuela
-          El director dijo
-           Entonces  firmarán el acta para mandarla al misterio, de la aprobación de  esos tres dólares que ustedes darán como cuota voluntaria;
-          Luego le dijo en secreto a la señorita  secretaria
-          Señorita  corra  ha escribir una acta para   mandarla al ministerio  diciendo que los padres  se comprometes dar luna cuota voluntaria  de tres dólares  para la  palear el presupuesto de la escuela. – ya la tengo escrita señor director.
-          Luego les siguió diciendo  a los padres.
-            recuerden que solo son tres dólares, es muy poco, y   no va a alcanzar  para comprar el gas que vale catorce  dólares con cincuenta centavos, pago de  la cocinera, de ahí tomaremos para pagar los ordenanzas, comprar material didáctico  materiales de aseo, papelería y el pago de l aumento del trece por ciento de la corriente,   también ya  vino el recibo del agua,  también programaremos un turno,… bueno padres y madres de familia eso es todo
-          Dirigiéndose al  ordenanza le dijo :
-          Don ramón   échele  llave al portón y no  deje salir a nadie, si no ve usted que firmen  oyó, y usted señorita, si alguien paga ahora no le de recibo porque no se les va a dar por esa cuota  lo llévelo anotado en un cuaderno ¡escuchó! 
-          ¡Si!,! si! señor director.
-          Más le valga señorita… después ya sabe  usted, como se arregla, ¡okey!...

Reacciones:

0 comentarios :