lunes, 9 de mayo de 2011

“MADRE PULCRA ” de Aristarco Azul



Cántame madrecita divina, al oído,
¡Como tu sabes  hacer!, Quiero tu  linda voz,
volver  a escuchar de nuevo, ¡y duerma con tus
encantos maternales!, me cubran tus lindos
brazos, para siempre y ante Dios  estar sin duda… 

Recuérdame tus labios en mi frente, ¡no puedo
ya esperar!, ¡porque el tiempo apremia  y me hace llorar
sangre en el alma!, al no ver  tus  bellos ojitos
que me hacer ver un lindo cielo azul celestial
¡donde bailan estrellas y luceros por doquier!…

 Pero,  ¿Dónde?, ¿Dónde?, ¡Estás  madre del alma!
¿Dónde?, ¿Dónde?,! mi doble  sendero de virtud!
¡Dios mío!, ¡Dios, santo!, ¿Dónde está mi madre?...

¡Si ya me bañan cincuenta años de misterio,
¡Y mi madre para veinte años  que esta recibiendo
Flores color purpura floreciendo a diario!…

En un pedestal ante una cruz bajo un montón
de tierra,  donde quise un día, yo,  quedar
en ese silencio profundo, tan  tétrico…
por el cual vivo sin vivir  y sin los besos…
¡De la mujer que me amó con toda su alma,
sin importarle  desdichas y desventuras!,     
¡por eso y más!; ¡mundo entero, oigan  mi locura;
locura desenfrenada!, ¡mi amor es de ella ¡,
¡sí!, de ella, este amor es de mi ¡madreeeee, di-vi-naaaa!

                                                                     Aristarco
azul
Reacciones:

0 comentarios :