lunes, 23 de mayo de 2011

GARROBO Y EL SAPO “ (Por: Aristarco Azul)

“EL  GARROBO Y EL SAPO  “
(Por: Aristarco Azul)
Un garrobo  caminaba el  techo de mi casa caminaba lentamente moviendo su cabeza
de un lado para otro  como siguiendo al viento, cuando se paseaba de oriente a
poniente  y de norte a sur ,  el garrobo sacaba su lengua  para  estar
saboreando las gotas de oxigeno  que el viento  tenía , parpadeaba  por
compromiso  en espera  del sol radiante para que lo calentara, ya que estaba
cansado del  estar en lo húmedo, un día,  salió un sapo  que también sacan la
lengua para  comer cuanto insectos  que se les pongan en frente ,  era evidente 
que se enojara  el garrobo, porque él había llegado primero al lugar, el cielo 
se torno con  nubes  oscuras, el clima se puso  fresco  y el sapo comenzó a
cantar y cantar  con alegría, porque sabía  que esas nubes oscuras  traían
agua,  que lo beneficiaba  y creía que le quitaría  el lugar al vecino 
cuadrúpedo pariente de los dinosaurios de cola larga  y con crestas en su
espalda. 
Dicho batracio comenzó alegremente a decir: -vereré –vreré- vreré,  vereré
–vreré- vreré.  Paraqué- vereré -paraqué- vereré -paraqué- vereré paraqué-
vereré , praque- vereré paraqué - vereré paraqué -vereré –paraqué.     
Y el pariente de los descendientes de antaño, sin cambiar sus movimientos  y
dando una mirada de extrañez  al sapo cantor,  quien cantaba con  más fuerza y
alegría, que saltaba  como queriendo estirar sus pobres patitas y se le  hacían
más grandes  sus ojos que le brillaban de alegría; dicho  vertebrado  de cola
larga le dijo al sapo            - deja de cantar animal feo  y deja de sacar
tu lengua  como queriendo  hacerme mofa de lo que yo hago

-el sapo le contesto con una voz
-¡tengo libertad de hacer lo que  quiera  para eso Dios nos mando al mundo!
para que deleitemos la naturaleza  al mundo entero  a demás  estoy cantando 
alegre por ala venida del invierno

    -el garrobo le contesto cortésmente
- ¡oye sapo cantor!, canta lo que  quieras, como quieras y a tu manera, pero 
por otro lado que yo estoy aquí, tú, con tu canto haces demasiada bulla y
molesta los oídos de los demás

-          ¿Quienes  son los demás?, ¡si solo nosotros estamos aquí!
-            -dijo el sapo
-            ¿Qué no ves quién viene  con la lluvia?
-          ¡no¡, ¿Quién viene?
-          Fíjate bien que trae  culebras.
-          En ese momento se vieron relámpagos y se  oyeron  estruendos muy
fuetes  comenzando a caer gotas  apresuradas.
-          El sapo  alcanzó a ver  que bajaba de las ramas  de un árbol que
estaba junto al rio, una serpiente muy grande, y le dijo al  garrobo

-          ¡Señor garrobo! ,
-          ¿Qué don sapo?,  así se oye mejor, don.
-          Gracias  por avisarme  y cuídese
-          El garrobo  se tiro carcajadas sin detenerse y meneando  su cola.
-          En ese momento la serpiente estando cerca del animal con cresta en la
espalda , abrió  su hocico  lentamente y se le tiró al garrobo,  tomándolo de la
cabeza  y comenzó a succionarlo, quebrándole  despacito los pobres huesos  hasta
que se lo trago por completo.       
-          La serpiente volvió al árbol satisfecha  y el sapo seguir cantando
alegre por la venida del inverno.

-          A la mañana siguiente,  salió el sol  embelleciendo las flores 
cambiándoles  sus vestidos, en tornasoles  de miles de colores  y entre medio de
ellas  cantaba el sapo  como de costumbre  diciendo:

-          - vereré- vereré-verere- vereré- vereré-verere- , vereré-
vereré-verere- vereré- vereré-verere- 
-          La serpiente estaba dormida y con el canto del sapo, le  despertó  y
volvió a bajar  lentamente  que el sapo  no se dio cuenta y cuando menos sintió
el batracio,  la serpiente se le lanzó cazándolo  y se lo trago , escuchándose

-          -vereré- veregloup-gluop,
-          -el sapo estaba siendo tragado por la serpiente.
Reacciones:

0 comentarios :