miércoles, 25 de agosto de 2010

Resignación, de Aristarco Azul

Entre la noche espesa se mueren
cantando
luciérnagas tristes
y en el cielo confabulan, luceros con retardo,
mientras la brevedad nocturna…

Es suficiente para
aprobar Decretos,
de planificaciones
construidas,
por legisladores, con decrépitos mentales…

Ahogados en la ruta de un préstamo jugoso,
para construcciones
sobre las cárcavas
de ríos ,que se
mueren de hambre
sin sus mantos
acuíferos…

En la cimas, porque en vez de árboles,
ahora tienen, bodegas donde albergan
las familias pudientes el las faldas
del Volcán de
Granadillas…

Ahí, donde, la testuz de Alfredo Espino
anunciaba su “Cañaveral de flor en flor “…
Y con remanso
cuando Dios manda
su bendición del cielo, corre con ahínco
sin detenerse, formando una repunta…


Arrastrando, buses, casas y desapareciendo
colonias enteras de la gentes más incólume,
ahí donde la misericordia del Divino
toma sus elegidos para completar
los cuarenta y cuatro mil que habla apocalipsis…


Aristarco Azul
Reacciones:

0 comentarios :