martes, 31 de agosto de 2010

Alcanzando la iluminación

Siete sencillos pasos para alcanzar la iluminación; el primero es pagar la cuenta de la luz y así estarás iluminado al prender el interruptor. Ups, como que se me salio, pero ya en serio siempre me ha encantado la idea de ser un ser iluminado, eso debe ser cheverisimo, padrisisisimo, bacano, purete, o lo que se nos ocurra; entonces comence a buscar y buscar en libros, religiones, filosofías orientales, occidentales y hasta en la mota (esto es falso pero me gusta como suena)



Y realmente con cada cosa que leía me emocionaba más y más, mi interés por la iluminación fue creciendo; sin embargo un día un maestro escribió algo que me dejo triste; los buscadores siempre serán buscadores, los que encuentran ya no buscan más.



Eso fue algo así como una baldada de agua fría, ¿cómo hacer para alcanzar la iluminación?



Y me encontre con unas palabras que utilizaré como base para decir que todos somos seres iluminados, que unos se han logrado dar cuenta y otros no, es diferente. Pero aqui la lógica: somos creación de Dios, Dios nos crea en la Luz de su Ser, y somos creados a imagen y semejanza de Dios, entonces somos Seres de Luz, Seres Iluminados, que con el tiempo hemos perdido el brillo, pues el ollín de todas las falsas creencias ha opacado la superficie de nuestro prisma diamantino.



Somos Seres Iluminados por derecho de Creación, Dios nos creo así. Solo debemos recordar, o quizá deba decir olvidar lo que hemos aprendido y comenzar a ver de nuevo a el mundo; tal cual reza el Curso de Milagros en su libro de ejercicios.



Pero recuerda, que a ti o a mí, o todos nosotros se nos pudo haber olvidado que somos Seres de Luz, que somos Seres Divinos, que Somos Seres Mágicos y Maravillosos, pero no a Dios, al Padre Creador del Cielo y de la Tierra, ni a sus Emisarios en la tierra y el universo entero.



Eres un ser iluminado, aceptalo, eres un Hijo de Dios, eres Maravilloso, eres simplemente lo mejor que le pudo ocurrir a la humanidad, sé entonces ese Ser que Dios no olvida, y que eres en Verdad.



Los otros seis pasos, a parte de pagar el recibo de la luz, los puedes obviar,



y yo también



Eres Bendito



Eres simplemente Divino



Comienza a pulir tu superficie para que tu interior brillante salga a la vista. Ese se pule sirviendo con amor, con la gratitud y el perdón. Ese perdón debe comenzar por tu persona, debes perdonarte primero y de allí para allá, todo es cuesta abajo.
Reacciones:

0 comentarios :