domingo, 19 de septiembre de 2010

El Nacionalista, de Torcuato Tasso II

Estaba sentado, pensativo. Pensando en la redondez dela tierra, y el por qué las cosas no se caen para el cielo así como caen a la tierra, me consideraba todo un Newton, de ahí , el dilema y comencé a preguntar, a mis vecinos y a toda persona que pudiera, ¿Qué pensaban de la tierra y qué pensaban de lo que yo estaba pensando? algunas personas me dieron respuestas , para mí, promiscuas, aludiendo que soy prominente, y que me preocupo demasiado por las demás personas y que soy diferente ¡ah , eso sí!, por supuesto , si no piensa en lo que estoy pensando.

Entonces me dije: debo buscar la forma de cómo convencer a las personas, a que hagan lo que yo quiera , cuando y ala hora que quiera; por cierto eran momentos en que se estaban firmando los Acuerdos de Paz, en EL Estado de Chapultepec México, en sus tratados ilustrados ,fueron divulgados por todo el mundo y en todos los medios de publicación, por eso se llaman así , medios de comunicación ya que comunican todo y de todas formas a la hora que más les convenga .

En esos tratados, mencionaban, que iban a insertar, meter, incluir, entrar, pero de todas maneras, tenían que estar dentro, todos los que habían participado en la guerra fratricida de los doce años, y que daban información, en las oficinas de orientación para la reconstrucción nacional, fue ahí donde me dieron información, de los pasos a seguir, para ser parte de ese paquete , dándome a escoger 1-Seguir en una Universidad, 2- Seguir en la miseria 3- Seguir con una pensión de cuatrocientos colones mensuales, 4- O una parcela para vivir lo que me faltaba de vida.

Le dije a la señorita que me atendió, que lo pensaría y llegaría el día siguiente, pero fue tan buena y me dijo -le escribiré su nombre en los listados dígame cual es suyo, mi nombre es Nilson López de la Cueva; al llegar a la casa dije, iré a la comandancia mañana tempranito.

Al día siguiente así fue, cuando llegué a la comandancia, encontré a la señorita que me atendió el día anterior, la saludé , buenos días señorita , -Buenos días – Me contestó, fue entonces que me dio su nombre y me dijo - Mi nombre es Abelatriz de Velasco,-Me quedé pensando que nombrecito ,A-be-la-triz y sin decirle me dijo –Óigame ,don Nilson yo lo inscribí en la formación pedagógica, que le beneficiará y le será de provecho , venga lo llevaré al curso.

Me llevó a un pabellón del cuartel y me presentó con quien daba la instrucción, fue entonces que conocí a Sifredo de la Costa, que era el instructor, tenía un rango de Cabo I dentro de las filas del ejercito, especializado en la búsqueda de chaparro en los cantones, era de unos ochenta y dos kilos de peso, ojos ,simulados, con pómulos mongólicos, su nariz latina, labios delgados y pelo grueso, sin ningún rasguño de nacerle bigote ni barba, la fisonomía craneana como la estructura de un coco de clase, con el cuello corto, su caja torácica bastante robusta y desproporcionada en relación con su cabeza y las extremidades superiores e inferiores cortas y con nalgas pachas, que parecía orangután en proceso de evolución , sin ofender a la especie de los simios.

Cuando hablaba, tenía un defecto, a leguas se podía detectar que era de malicia, ya que pronunciaba al final de cada palabra que terminaba en la letra “s” la alargaba, y se le oía, -Buenasss, tardesss, señoresss y señorasss, -y cada vez que se dirigía con alguien, a hablar de .-un tema importante de su conveniencia, miraba para los lados y para arriba, como queriendo encontrar las palabras adecuadas para decirlas ; por esas razones con otras que me limito , no habría que ser sicólogo, para saber que se inventaba lo que decía, o intentaba dar a conocer algunos de sus inventos.

En el primer de clases nos dijo: - La globalización viene en camino, por esas razones nosotros, nos estamos preparando, ¿Cómo?...insertamos a los combatientes a la sociedad, y los invitamos a que dejen las armas, para formar un nuevo El Salvador, el porvenir está cerca, y les aseguro que caerá el bloque comunista, con una política de reconstrucción nacional.

-yo me pregunté, ¿y esto a qué se debe?

-se me quedó viendo fijamente, con unos ojos de pregunta.

-y le dije,

¡Patria sí, comunismo no!... ¡Patria sí comunismo no!...

Ya no me preguntó nada, ya que era esa la intención, luego apachurro su ojo derecho, y en una forma disimulada, empuñó su mano derecha y con el dedo pulgar erecto hacia arriba, llevándola a la altura del corazón, pegándose tres veces consecutivas, pensé detenidamente y dije, este es mi hombre, quien me va a ayudar; fue por eso tomé la decisión de quedarme en clase, cuando pasó la mañana y la tarde, de tanta bla, bla, bla, bla, bla; eran las cinco de la tarde y claro nos habían dado comida, en el receso del mediodía, terminó la clase y me le acerque al Cabo I, y le pregunte ¿Cómo era eso que nos van a in-ser-tar, a la sociedad?.

Y me contestó – en dieciocho mesesss serásss bachiller y podrásss ir a la universssidad, ya ssse essstá buscando una inssstitución que los apoye, y que lesss de lasss carrerasss necesariasss.

-fue bien cortante diciéndome, -La próxima vez, diga Maessstro.

- Le dije si Maestro .Se me quedó viendo muy serio, se regresó al aula me llevó con él y me dijo, casi en secreto

Tengo un proyecto muy bueno y te necesssitaré. Ponte al ataque y ya veremosss, anda que te den mayor información con la ssseñorita Abelatriz.

Entré a la oficina, buenas tardes señorita; - ya lo atiendo, espéreme un momento por favor.

-Pasaron quince minutos para que me atendiera, luego me llamó y me dijo – siéntese ¿Quiére café , agua o refresco.? – si deme un refresco por favor.- mire usted está aquí, porque es lo mejor que tendrá , yo lo apoyaré en todo , le explicaré yo soy la encargada de educación y tenemos proyectos de formación de escuelas, en varios puntos del país , solo esperamos que una universidad se haga cargo, de nuestros estudiantes y lanzamos el proyecto; quien les dio la clase ahora ,el Cabo I Sifredo de la Costa, es uno de los encargados del primer proyecto, así , es, usted decide solo pasará dieciocho meses en clase y será bachiller, solo tráigame la partida de nacimiento y asunto arreglado .

- Le dije, me quedo Y haré el esfuerzo. Luego tomé rumbo a la casa y me fui pensando en mis adentros, si supieran que solo tengo cuarto grado, pero si me dan el bachillerato y no voy a pagar nada, excelente haré lo que ellos digan, además yo soy, Nacionalista, quiero a mi país.-

Así, iba pasando el tiempo y los meses eran largos, nos enseñaban a sumar, dividir restar, multiplicar, hacer planas y como formar grupos de jóvenes en las comunidades.

Nos hicimos buenos amigos, con El Cabo I Maestro Sifredo de la Costa; al pasar los dieciocho meses, nos graduaron de Bachilleres, a mí me dieron el grado de Bachiller Pedagógico, a otros les dieron de Bachilleres Generales, a los pocos meses, me dieron por la mañana la plaza de maestro en una escuela, y puse en práctica lo aprendido, formé grupos de jóvenes de tercer ciclo, y los ponía a cantar la canción “El Amigo que Perdí” y los muchachos contentos.

Al siguiente año me dieron una plaza adicional por la tarde, en una escuela religiosa, ahí pase dos años trabajando , cuando ya tenía tres años me discutí con el subdirector, el motivo fue que dicho sub director, vio que pasaba la calle a un alumno tomado de la mano y él pensó mal de mi , le reclamé y luego me mandaron llamar a la dirección, para ver el problema, la directora que era Hermana Isabel Cecilia, me dijo, que lo que había hecho, era un intento de pedofilia, y que lo sentía mucho, le quise explicar , que el joven alumno era, un sobrino , hijo de una prima que teníamos años de no vernos , y que ellos me querían como un padre, pero estas explicaciones solo quedaron en mis intensiones; tema que poco más tarde su pudo aclarar,

Mi prima, Rosalía de la Cueva, llegó a preguntar por mí, le preguntó a la Hermana directora, -Buenos días Hermana, -Buenos días Rosalía, Dios le bendiga.-Mire hermana me puede dar permiso de platicar con el profesor Nilson.- Y le contestó en forma pedante –¡El profesor Nilson ya no trabaja acá!. -Mi prima se quedó quieta un momento y después le dijo.

- Antier me dijo, Celsito mi hijo que va a noveno grado, que había visto a su tío Nilson, y le pasó la calle de la mano. –Ah era su tío – Si hermana.-Tenemos como siete años de no verle.- Mi prima, se quedó triste de no verme y no poder hablar conmigo, en ese momento.

Dios, sabe lo que hace, con las conductas del hombre; que sentado sobre el sofá en mi casa, me llamaron al celular, y diciéndome: Que me presentara a la Escuela “Las Zarzas”, que necesitaban a un profesor, el día siguiente no deje espacio en la mañana, y estuve a las seis horas antes que se hiciera tarde, a las seis con cinco minutos, veo llegar a… El – Ca-bo - I... Lo salude, llevándome la mano ala altura de la frente, al verme, me dijo suavecito,-¡Ba-ja –la- ma-no!…

A quí, nadie sssabe que he ssservido -Y luego me dijo en voz alta, -¡Hola profe!,¿ cómo essstá?,

-llevándome a la dirección, diciéndome: -Sssiéntate y platiquemosss, - Y platicamos, me comento que, él había sido el fundador del centro educativo y era quien decidía la dirección del centro aunque otro fuera el director, y que tenía una venta de granos en el mercado, que era lo que le daba más dinero de o que le paga el Ministerio Educativo.

Y que él haría el tramite con la supervisora del Ministerio Educativo, con la Licenciada Dorita Leonor, para que me pasara a dicha escuela con un sobre sueldo, lo más pronto posible, en menos delo que canta un gallo y amaneciera otro día, sin que estuviéramos juntos de nuevo…

En esos momentos, llegó Dorita Leonor, - Buenos días - Buenos días .contestamos a la vez,

Dirigiéndose a, Sifredo de la Costa, - fíjessse licenciada que tenemosss un problema con un professsor, él, anda diciendo que nosotrosss, cobramos libretasss de notasss y usssted sssabe, que essso lo ocupamosss , pa-ra- o-tros gas-tosss , para evitar gassstar de lo que nosss da el Minisssterio Educativo ,

- Despreocúpese de eso – Le dijo la licenciada Dorita Leonor. -De eso me encargo yo para eso soy la supervisora educativa; Solo que ahora necesito un favor – dígame cuál – no cual sino cuanto - se hablaron en secreto y entraron ala direcciona platicar, doña Leonor una señora de baja y estatura cabello como que era pariente da maikol yaccson con lentes, morena con ojos oscuros, como de unos setenta y dos kilos de peso, con medidas de ochenta, ochenta, ochenta; como a los diez minutos salió la supervisora.

- Luego salió el Cabo I y se despidieron con un beso y le dijo – ha dígale al profesor que ya se venga para acá y que yo arreglo lo demás- luego desde la dirección el Cabo I y me dijo – asssunto arreglado mañana te vienesss con sssobre sssueldo ok .

- Y lo celebramos con una salida al restaurant “Billy” que se encuentra en la carretera principal como a cuatro kilómetros de la escuela, lugar que visitamos con frecuencia, después de las cuatro de la tarde, todos lo fines de semana, eso se hizo tradición de todos los viernes, después de exámenes, llegada las vacaciones después de cada pago mensual. ahí bailábamos , cantábamos , prácticamente botábamos el estrés que nos daban los alumnos, esto era una forma de tener a todos los profesores amarrados a que hicieran lo que nosotros decíamos, y hacíamos, lo hacíamos hasta cansarnos , que llegábamos a nuestras casas cuando ya era media noche .

- Al paso de un año, me nombraron director , y lo celebramos con una salida, como de costumbre con todos los profesores , fuimos a una piscina del local de ministerio de economía ,en Sonsonate, con los gastos ,dijimos que faltaba dinero, pero se nos vino una idea les pedimos el quince por ciento a los profesores, para los gastos, además que nos divertiríamos y lo demás elaboramos un proyecto de convivencia para profesores, lo presentamos al la supervisora que nos dio la aprobación, y al final no gastamos nada, todavía nos sobro completo de lo que nos dio la supervisora como aprobación del proyecto.

- Después de esa salida, comencé a sentirme mal de salud, fui a pasar consulta donde mi médico de cabecera la doctora Bartola Jiménez y me diagnosticó, Hepatitis hepática con secreción en los riñones y para comenzar me dio, Amoxicillin, Acetaminofén quinientos y vitamina” B”12 y un par de inyecciones para el dolor, ya que cuando iba a orinar me ardía demasiado el conducto urinario y sentía malestar en la vejiga urinaria, pero al cabo de tres meses comencé a adelgazar rápidamente.

- Y me tuvieron que internar, en la cama A1-PROF. trescientos cincuenta y uno – cero -cero – uno, de “La casa de los Enfermos de San Salvador” Ahora , Hospital Rosales, en el último pasillo al costado sur poniente del mentado Nosocomio; ese mas bien dicho panteón decrepito, con telarañas, sus paredes de lamina de los años 1902, o más… …bien dicho, de las remiendos que tría Cristóforo Colombo de Génova, para tapar los agujeros de las tres carabelas, por si acaso la sal del mar le picaban sus tiestos de barcarolas durante el viaje, cuando vino a América; claro en el lugar donde estamos los POBRESORES, las paredes, al menos están pintadas de color blanco hueso.

- Y me ponía a pensar ¿Cómo estarán mis compañeros en la escuela?, ¿Están yendo como de costumbre, al restaurant a disfrutar? , lo que me preocupaba, era el proyecto que elaboró un compañero profesor, donde se solicitaba que pusieran un dispensario en la plaza de Soyapango, se le había hecho a la Asociación de Educadores Aglutinados y no teníamos respuesta, si eso se lograba yo iba a ser de los fundadores del dicho proyecto, ya que estoy inscrito en partido de las manitas calientes, del que fue partido oficial durante veinte los años y quienes me ayudaron a tener este trabajo de profesor y director.

- Pero ya no aguanto las nalguitas, de tanto puyón que me dan a diario estas enfermeras y los enfermeros, que a veces se me quedan viendo bien raro, aunque siento más suave las manos de ellos, quizá será por la malicia que presentan; ayer cuando desperté, uno de ellos me estaba sobando la nalga derecha, y cuando le pregunté que estaba haciendo me dijo – te voy a poner una inyección que ya te toca,-me pusieron una antes de quedarme dormido, y siempre me la puso.

- -Lo raro es que estaba soñando que había ido a un gimnasio y me estaban dando masaje, después que me la puso, lo vi bastante malicioso que al salir se me quedó viendo con unos ojos taciturnos y una sonrisa casi a la fuerza que cuando lo hizo se le vio un espacio en los dientes, parece que le faltaba uno y lo alcance a ver que sacó la puntita de la lengua por ese hueco que tenía en la dentadura, luego alzo su mano derecha a la altura de su boca, moviendo sus dedos para decirme adiós , y me dijo – Dentro de una hora le toca otra inyección de penicilina, profe, y ahora yo estaré de turno. – luego se fue …

- En la escuela se preguntaban los compañeros, a Sifredo de la Costa -¿ Cómo estará el director Nilson?- El profesor Sifredo de la Costa les decía , -mientrasss él essste en el hossspital yo sssoy, el director además de fundador de la essscuela - en ese ,momento cayó una llamada, contestando la secretaria, - alóoo, alóoo ¿Quién habla?, - y le contestaron – le hablamos del hospital de enfermos , de la sección de profesores, desahuciados para comunicarles , el deceso del profesor Nilson de la Cueva, por favor comunicar a sus parientes.

- El profesor de la Costa, le dijo a la secretaria -alquilemos un microbús, para llevar al personal al hospital, y despachemos a los alumnos en solidarización. a la muerte del director de, la escuela está de luto. -Despacharon a los alumno con una información que dio el profesor de la costa – formaron a los alumnos en la cancha y les dijo – estimados alumnos estamos de luto, queremos que para mañana traigan dos coras cada alumno, para comprarle una corona de flores al director. Estamos de luto…

- Y se fueron al hospital , al llegar fueron donde el medico y dijo el dela Costa

- ¿Doctor nos puede decir de qué murió ?nuestro compañero, el profesor Nilson de la Cueva .

- Según los síntomas él murió de SIDA, espero que lo entiendan, ¿Ya lo sabían?

Doctor él sabia que estaba enfermo pero de hepatitis
-¿Mire profesor, verdad?- si le decimos lo que tienen los pacientes, se nos mueren en los primeros exámenes, y ya no regresan por otra consulta, por lo que ya no habrían necesidades de hospitales ni de doctores, enfermeras, enfermeros y no se pudiera pedir prestamos al gobierno para construcciones de nuevos nosocomios.

-El profesor de la Costa, sin oír lo que dijo el médico, se quedó como estático y en su mente, volaban los recuerdos de cuando ellos se conocieron, y cuando los presentaron la primera vez, y dijo al médico, con gran sentimiento, ¡fuimos felices doctor!…
Reacciones:

0 comentarios :