viernes, 31 de julio de 2009

¿Puedes desaparecer a Dios?


Esta es una pregunta que me he hecho este día,

¿puede alguien desaparecer a Dios?,

al Creador del Universo, de la tierra, de todo lo que es;

¿alguien lo puede desaparecer?, ¿Suprimirlo?.


He llegado a la terrible conclusión que si, de hecho sí lo pueden desaparecer; declararlo inexistente, es más hasta pueden probar su inexistencia. Y esa acción haría feliz a mucha gente, quizá menos de la que haría entristecer; pero ¿qué ganaríamos con desaparecer a Dios?

Hacer una marcha de protesta para que lo aparezcan, una marcha con tintes políticos para que aparezcan los desaparecidos. Una huelga de hambre, una revolución, o quizá hasta un monumento.

¿Dios?, ¿desaparecido?

Si, lo asesinaron y lo enterraron en un lugar perdido del desierto, o en una casa abandonada. Allí yace Dios, olvidado.

Sin embargo, me viene una pregunta obligada, ¿Dios desapareció realmente?; o solo se ha desaparecido el concepto de Dios. ¿Es Dios un concepto?, o quizá una pregunta más grande, ¿Qué es Dios?
Dios, una palabra de 4 letras en español, que según wikipedia: es el concepto teológico, filosófico y antropológico Dios que hace referencia a una suprema deidad adorada por algunas religiones.

¿Ese es Dios realmente?

Y llega a mi corazón en forma de una onda invisible de paz un sentimiento que dice, ese no es Dios, ese el concepto terreno, humano de Dios. Dios es más grande que eso, mucho más grande; y podrán suprimir la palabra, un concepto, la deidad, pero no el Ser de Dios. Dios esta más allá de las paredes de una religión, más allá de las letras y palabras de un libro sagrado.

Dios esta más y más cerca de nosotros cuando guardamos silencio en nuestro corazón y mente, en nuestro cuerpo, en nuestra alma.
Dios esta en el niño que pide limosna, como en aquel que la da. Dios esta en la prostituta que llora a solas su desgracia, como en el cliente que pago por humillarla.

Pero ese Dios, el Dios que esta adentro, esta en silencio, esperando que nosotros nos percatemos de su presencia; que ese que pago por los servicios de la dama triste, reconozca que Dios esta en él.

¿Podremos ayudarle a que lo reconozca?, y entonces creo que "Dios" pone en mi mente un sentimiento, más que un pensamiento que me dice, SI, siempre y cuando tú me reconozcas dentro de ti.
Dios esta en aquel ministro religioso que apoya una dictadura, como en aquel que apoya el golpe de estado, incluso en ese que bendice las armas para buscar la paz. Dios mis amigos, esta más allá de ti y de mí, y de nuestros conceptos, pero dentro de nosotros, y no tan dentro, solo debemos saber encontrarlo en el silencio y el amor al prójimo, amándolo como a nosotros mismos.
Reacciones:

1 comentarios :