martes, 1 de marzo de 2011

La muerte de un poeta, de Aristarco Azul

“LA MUERTE DE UN POETA”

Entre la hojarasca  mustia,
rondaba a cuatro horizontes,
que por las noches  cansado,
lo  protegían  estrellas 
y cobijado por rayos
  lunares,  su frágil piel,
en su catre ambulante,
donde lo apresaba el sueño,
después de pensar,  de cómo
escribir un verso  trino…
Bajo el antebrazo izquierdo,
un cuadernillo  de estrofas
corrigiendo líneas poéticas,
bajo la sombra  de las hojas
maduradas por el sol,
que al caerles  el sereno, 
caían  cristalizadas
al día siguiente  solas, 
sin ser hurgadas por el viento…
Con los ojos cansados
tristes , pidiendo lágrimas,
perdidos sin un consuelo,
con el furtivo presente
y entre más tenso  el frío,
que luchaba incesante
al sentirse derrotado, 
terminaba  estupefacto,
y el poeta firme , seguro,
buscando con su mirada,
inspiraciones dotadas,
hilvanándolas con sus musas,
para escribir el verso
perfecto y satisfacer,
la esencia  de lo divino…
En uno de sus pensamientos, 
quizá volaron muy altos sus deseos
alegóricos, o quizá alcanzó
el pedestal celestial,
y  ya no pudo regresar
para terminar de escribir,
el verso  que lo llevó
donde ahora se encuentra…
Y el vulgo al verle, no tentaron
sus hígados, en  discrepar,
señalando la pérdida
en la filosofía dela vida;
sin saber que sus amores,
los obtuvieron con los versos,
del que  tenían ante sus ojos;
Con los únicos  óculos
marchitos en sus mejillas,
del único y verdadero amor,
el tiempo le dio la gracia
y sobre la calles vagabundas
ha quedado  el perfume de versos,
los escritos con ansias
de  amor  e ideología 
del poeta que se marcho entre
su pensamiento de poesía … 
pensando que perfeccionaba
un nuevo poema de amor…
                                    Aristarco Azul


Este romance esta dedicado  a todos los poetas  del mundo que nos ha dejado aca
en la tirra,
  mientras ellos se encuentran en el topos uranos,  de seguro escribiendo
poesia
a ustedes poetas: "LOOR  ENTRE LAS MUSAS  VENUS Y AFRODITA, POETAS"
Reacciones:

0 comentarios :