martes, 29 de marzo de 2011

AGONíA DE AMOR, de Aristarco Azul

AGONíA DE AMOR”

Entre  mesillas servidas,
con copas y bocadillos
y  de  idénticos sabores,
entre  ellas con bajas  sillas,
copas con sabor amargo,
amargo sabor del frío,
que tenía un bastardillo
y entre su mente rondaba,
muchos ecos que parían
su minúsculo  cerebro,
donde le rondaban libres,
como  poetas fantasmas,
las remembranzas perennes,
lo ataban al sufrimiento,
junto a lágrimas perdidas,
ahogadas en desatino,
y con los brazos cruzados,
y con su frente pegado
sobre la tabula raza
y de su alma sencilla,
salían desenfrenadas,
torrentes candentes solas,
manchadas de leucocitos,
junto a suspiros nacidos,
del fondo de su alma triste,
quedando grabado  su eco
en las paredes ya mustias,
donde rebotaban fuertes
risas de muchos bufones,
que al verle gritaban vándalos,
-¡mísero  diablo, inverosímil!
y el público muy pueril
mutaban su gran envidia,
sin saber de su agonía,
de quien moría a solas,
en un gran remordimiento
de quien quería ser amado…


                                  Aristarco Azul
Reacciones:

0 comentarios :