viernes, 18 de junio de 2010

Papá, de Aristarco Azul

Y que soy tu sombra en el universo,
Abnegado sendero a continuar
Por obra de Dios, Bendigo el sacrificio,
porque soy tu huella perfecta virtual…

Tu amor, cariño y benigna firmeza,
la siento cuando llegas tarde a casa ,
cansado, y tu refugio en brazos de mama ,
tu mirada profunda tranquiliza…

A mi sueño, que descansa en la sien,
junto al aroma que derramas cuando
besas mi frente , quedando ya feliz…

Que has llegado y Dios te ha traído con bien
a cuidar tu príncipe y a tu lindo hogar
¡por eso te amo mi divino padre ¡…

Aristarco azul
Reacciones:

0 comentarios :