lunes, 28 de junio de 2010

José Saramago, evangelizador, espiritualista y comunista.

Por  Eligio D’Jesus

Junio 25, 2010

Esta semana leí en la BBC Internet que Don Jose Saramago se reincorporo al ciclo de vida siguiente. Sin obtener su bachillerato o estudiar en la universidad, estudio mecánica y trabajo trece años como cerrajero.

Aunque Don Jose estuvo en El Salvador no pude conocerlo. Mi primer encuentro con este escritor, Premio Nobel de Literatura, fue por invitación indiscreta de las iglesias cristianas que hicieron un gran alboroto por la publicación de su libro “El Evangelio Según Jesucristo”. Decretaron estas iglesias que era un libro irrespetuoso, herético, malicioso, etc. Mi curiosidad fue ¿Que pudo haber escrito este ser humano que los indignara tanto? Decidí leerlo; pues la santa inquisición, pesadilla horrible de la historia humana, ya casi desapareció. Aunque puede ser resucitada si las iglesias cristianas normalmente apoyando a los partidos políticos de derecha lo piden a cambio de los votos de su rebaño.

Después de leer esta novela, observe que don Jose mostraba a Jesús como un ser humano extremadamente inteligente. Seguidor de las tradiciones judías, incluyendo la de casarse, y también reclamándole al Dios Gruñón del Antiguo Testamento, que había pedido la sangre de Jacob, las ovejas en el templo, y finalmente la de su propio Hijo. Sin embargo después de tratar de negociar con Dios su propio final y del de sus seguidores, no le queda más que aceptar la voluntad de Dios.

A consecuencia de este libro, despertó mi curiosidad por los evangelios, los volvía a leer. Y tome algunas clases de biblia en la Universidad. Es por esto que lo llamo “evangelizador”.

Le llamo comunista porque el así lo decía, empezando por su cuerpo en que todas las células y órganos actúan en su comunidad llamada Jose Saramago. Además que era miembro del partido comunista.

Finalmente le llamo espiritualista porque en sus libros se reflejan grandes conceptos espirituales de metafísica. ¿Como pueden los hijos de un Dios Eterno ser mortales?
Como puede un Dios que es todo Amor, exigir el asesinato y tortura de su propio hijo.
Me recuerdo que en su libro “La Intermitencia De La muerte”, en un país lejano la muerte se declara en huelga, y todos saltan de contentos, sin darse cuenta de los problemas que conllevaría la eternidad en un cuerpo humano. La iglesia trata de mantener esto en secreto, también las funerarias, en un foro un seminarista les pregunta a las eminencias teológicas y filosóficas, ¿Cuando una crisálida muere y sale una mariposa, es esto una muerte o resurrección? Los prelados le contestan; ¿Que vas a saber si apenas empiezas a estudiar filosofía? Le suena parecido?.........


De BBC Portada
El escritor portugués y Premio Nobel de Literatura José Saramago murió este viernes a los 87 años de edad.
El novelista nacido en Azinhaga -una pequeña aldea ubicada 120 kilómetros al noreste de Lisboa- padecía de leucemia crónica.
La página web del escritor informó que fallecióen su casa de Lanzarote, en las Islas Canarias, poco después del mediodía (hora local) "a consecuencia de un fallo multiorgánico después de una larga enfermedad".
Soy un comunista hormonal, mi cuerpo contiene hormonas que hacen crecer mi barba y otras que me hacen comunista
José Saramago
"El escritor murió acompañado de su familia, despidiéndose de una forma serena y plácida", se informó.
clic Envíe su tributo al escritor portugués
Tal vez ayudara el hecho que el hombre que debió haberse llamado José Sousa –Saramago era en realidad el apodo de su familia paterna y el novelista fue inscrito con ese nombre en el registro civil por error- fuera un viejo conocido de la muerte.
Una de sus últimas novelas, "Las intermitencias de la muerte", cuenta la historia de un país sin nombre, en el que la muerte un día decide dejar de trabajar.
Origen humilde
Esa historia bien podría haber sido inspirada por los relatos de leyendas y apariciones que acostumbraba contarle su abuelo Jerónimo cuando regresaba de vacaciones a Azinhaga, de donde salió rumbo a Lisboa a los dos años.
"Pasábamos todas las vacaciones en el pueblo y aquello fue crucial. Cuando llegábamos, lo primero que hacía era quitarme los zapatos y bajar al río con mis amigos, pasear por el campo. Cuando teníamos que regresar a Lisboa, lo último que hacía era volver a ponerme los zapatos", le dijo Saramago a BBC Mundo en una entrevista realizada en junio del año pasado.

Fue cerrajero y trabajó en una empresa metalúrgica y en una agencia de servicios sociales.
En Lisboa, sin embargo, sus padres no se pudieron permitir mantenerlo en el bachillerato. Así que a los 13 años el futuro Premio Nobel estudió para ser mecánico de automóviles.
Las tres décadas siguientes las pasaría trabajando como cerrajero, en una empresa metalúrgica y en una agencia de servicios sociales.
Su primera novela la publicaría en 1947, pero el éxito tendría que esperar. Antes, llegaría la militancia en el Partido Comunista, de la que el escritor nunca renegó, y una activa vida política y como subdirector del Diario de Noticias, hasta 1976 .
"Soy un comunista hormonal, mi cuerpo contiene hormonas que hacen crecer mi barba y otras que me hacen comunista. ¿Cambiar? ¿Para qué? Me sentiría avergonzado, y no quiero convertirme en otra persona", le dijo en una ocasión a la BBC.
Y este compromiso político es evidente en parte de su producción, que incluye 17 novelas, cinco obras de teatro y numerosos relatos, poemas y crónicas.
Exilio simbólico
Fue una de estas novelas –"El Evangelio según Jesucristo"- la que lo hizo trasladar su residencia de Lisboa a Lanzarote, en 1992.
Las novelas de Saramago
1947 Tierra de pecado
1948 Claraboya (nunca publicada)
1977 Manual de pintura y caligrafía
1980 Levantado del suelo
1982 Memorial del convento
1984 El año de la muerte de Ricardo Reis
1986 La balsa de piedra
1989 Historia del cerco de Lisboa
1991 El Evangelio según Jesucristo
1995 Ensayo sobre la ceguera
1997 Todos los nombres
2000 La Caverna
2002 El hombre duplicado
2004 Ensayo sobre la lucidez
2005 Las intermitencias de la muerte
2008 El viaje del elefante
2009 Caín
Se trató de un exilio simbólico motivado por la decisión del gobierno portugués de impedir la candidatura de esta novela a un premio literario europeo, por considerarla "herética".
Para ese entonces, Saramago ya había publicado obras de la talla de "Memorial del Convento" (su primer gran éxito, que llegaría a los 60 años), "El año de la muerte de Ricardo Reis" e "Historia del Cerco de Lisboa".
Le seguirían "Ensayo sobre la Ceguera" (llevada al cine en el 2008) y "Todos los Nombres", publicada poco antes de que se le concediera el Premio Nobel de Literatura, en 1998.
Con el Nobel -el primero otorgado a un escritor de lengua portuguesa- la Academia Sueca quiso celebrar la capacidad de Saramago de "volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía".
Voz crítica
Esa capacidad, y su inconfundible voz crítica, Saramago la continuó exhibiendo hasta el final, tanto en sus novelas como en sus artículos periodísticos o en su blog, en el que acostumbraba comentar sobre los diferentes temas de actualidad.
Una recopilación de las mejores entradas de este último, en las que flagelaba al capitalismo, al consumismo, al Papa y a George W. Bush, fue publicado el año pasado bajo el título de "El Cuaderno".
En una entrevista con BBC Mundo celebrada para marcar la ocasión, Saramago reconoció que ya no le quedaba mucho por vivir.
"Me pueden quedar tres o cuatro años de vida, quizá menos", anunció en esa oportunidad.
Pero también quedan su prolífica e inconfundible obra para quien lo quiera recordar o descubrir.
Reacciones:

2 comentarios :