jueves, 22 de abril de 2010

Amarte sin Rostro

Me enseñaste a amar sin rostro,
a enamorarme sin saber que existes
a ver lo fantasía de las ilusiones
como una maravilla en lugar de un monstruo

Soñar contigo no fue difícil,
enamorarme de ti fue aún más fácil
añorarte más allá de la razón
y creer en ti, como un iluso, no fue una desilusión

Fuiste un aprendizaje hermoso,
sin huellas, y sin aliento, Sin piel y sin rostro,
aún así te tatuaste en mí, traviesa
y por eso siempre serás mi princesa

Al amarte sin rostro, me enseñaste
a amarte más allá de la razón aparente
y aprender de tus palabras, a sentir sed de ti
sin vergüenza y sin pudor, en lo profundo de mi

Por primera vez, en mil años, te ame a ti sin verte,
sin plasmar mi huella, sin extasiar tu vientre
y me quede con los recuerdos de lo que nunca fue
en mis labios llenos de ti, con sabor a siempre.

Gracias,

Moro
Reacciones:

1 comentarios :