martes, 21 de abril de 2009

Planeta Tierra, año 2012, la nueva tierra


En la escuela de leyes todo transcurre con normalidad; se están preparando las actividades para celebrar la navidad y la despedida de año. Esa tarde en el antro donde nuestros amigos se reunirán para celebrar además la graduación de su generación ha acontecido que la dueña le ofreció sexo a Manuel, si nuestro Manuel, ese que dicen que es gay y que ella "pretende" curarlo.

Ursula se puso a reir cuando le contaron sobre las intenciones de la dueña; ya que ella sabe que la homosexualidad es algo tan natural al ser humano como la vida misma. Han sido los homosexuales de muchas generaciones y tiempos los que han cambiado el gusto, las costumbres y la ética en el mundo. Los homosexuales han refinado al ser humano con su carácter divino en gustos, preferencias lo que llego a tener mejor arte, mejor música, mejor pintura, mejor poesía y hasta mejores literatos y comprensión de la naturaleza humana.

Pero bien, el tema en cuestión es un cierto deja vú, ayer mientras contemplaba la belleza de las tres lunas en plenitud, fenomeno raro y visto una vez cada 20 años, Ursula no podía dejar de pensar en ese sueño tan raro, tan loco. Ese sueño que le decía que tenía que escuchar esas voces, voces que no vienen del alma, pero voces que solo ella puede escuchar.

El 21 de diciembre es el día de la profecía de los Mayas pensaba. Pero que es ese cambio de era; será la destrucción del universo, de la tierra, de la especie humana. ¿qué será?. O simplemente será un día más como el año 2000.

Ursula se preguntaba, ¿será cierto que no es una predicción?, ¿será cierto que solo describen otra era en la que todo esto ya paso?


No dejaba de inquitarse, pero sabía que los cientificos y políticos habían anunciado que el planeta estaba bajo toda normalidad; pues muchos precursores de la nueva era habían convulcionado tanto a la sociedad que había sido necesaria la participación de ellos en generar la paz.

Eli, su amigo sacerdote, le había dicho que no se preocupará que la evolución de las razas era una especie de Satori, algo que ocurre como iluminación en un instante. No es un proceso; sino un instante. Quizá por eso lo habían expulsado de la congregación benedictina.

Realmente todo estaba bien, sin embargo nuestra amiga se preguntaba, que habría sucedido en el planeta tierra, el sexto del planeta solar que hacía que la vida fuera única. Todos estaban, bueno casi todos, convencidos que el sexto planeta era el único que guardaba vida en todo el universo.

Hacía poco tiempo había visto una película donde unos extraterrestres se llevaban a unos niños a otro planeta, un lugar donde ellos, los niños escogidos, iniciarían una nueva tierra. Habían llevado junto a ellos, muchos otros más; todos por supuesto escogidos, sin preferencia de raza, credo o nacionalidad. Fue espectacular ver las naves como se deplazaban.

Esa llama solar que derretía la tierra, eso fue un efecto fantastico.

Sin embargo, a preparar la ropa para la fiesta!
Reacciones:

0 comentarios :